jueves, 26 de septiembre de 2013

Posted by Elena Díaz On 2:25
Por fin internet me ha permitido volver por estos lares, y hoy quiero comentar un tema que como consumidora me preocupa bastante y que he creído conveniente compartir con vosotros. 

Actualmente vivimos inmersos en una gran era tecnológica en la que estamos permanentemente “conectados”. Es curioso pensar que hace algo más de 10 años pocos eran los privilegiados que disponían de internet o incluso móvil, y ahora es inaudito encontrar a una persona que no tenga alguno de estos dispositivos. Y ello, como en cualquier otro sector, ha hecho proliferar las compañías telefónicas provocando una mayor competitividad entre ellas, las cuales se esfuerzan en sus campañas publicitarias por inducir o atraer al mayor número de consumidores posibles ofreciendo suculentas “bajadas de precio” u “ofertas de móviles”, entre otras.

Por ello, la principal recomendación es leer SIEMPRE la letra pequeña y no dejarnos llevar por su palabrería; asimismo contratar por escrito en lugar de realizarlo por vía telefónica. Todo esto nos servirá para conocer los derechos que poseemos y nos será muy útil a la hora de reclamar. 

Pero hay ocasiones en las cuales con ello no basta. Os pongo como ejemplo lo que me ha ocurrido en estos días. Llevo muchos años (y creedme cuando digo muchos) en una misma compañía telefónica, lo cual me da derecho a tener “unos puntos” por el tiempo mantenido en ella. Sin embargo, cuando he querido aprovechar esas “ventajas” que, como cliente habitual se me ofrecen, cuál fue mi sorpresa de que solo me pusieron impedimentos. Por lo que, ante la negativa mostrada por la empresa y la oferta promocionada por otra, he realizado una portabilidad hacia esta última.

Pero claro, el asunto no queda ahí. Cuando la antigua empresa tuvo constancia de la portabilidad, me llovieron insistentes y agobiantes ofertas por parte de esta para tratar de retenerme (cosa que no hizo cuando les propuse mejorar mi situación con ellos). Y dada mi negativa a volver con dicha compañía (porque no me convenía y por orgullo, todo sea dicho), me amenazaron con una penalización por incumplimiento de compromiso de permanencia (¿además de todo lo ocurrido? Es que voy y “me los como”).

La verdad es que no me afecta porque sé que mi contrato de permanencia finalizó hace tiempo, pero no soporto que traten de aprovecharse de los consumidores de esa forma, ya que algunas personas que, o bien no entiendan o no sepan actuar ante esta situación, pueden acabar pagando una cantidad que no deben o frustrando dicha portabilidad.

Desde mi humilde experiencia en el campo de los derechos del consumidor, os recomiendo que en estas situaciones no cedáis ante estas advertencias. Leed bien el contrato (por eso el recomendar que se haga por escrito) y si tenéis alguna duda o queréis interponer una reclamación podéis dirigiros al Servicio Municipal de Consumo del que disponga vuestro Ayuntamiento. No obstante en cualquier web de estos Ayuntamientos podéis encontrar información sobre este y otros temas, asimismo en la página de la Oficina de Atención al Usuario se facilita información que puede ser útil en este aspecto.

Siento que este post haya quedado tan largo pero tengo constancia de que este es un problema más frecuente del que debería y me sentía en la obligación de comentarlo.

Imagen: http://blog.solbyte.com

13 comentarios:

  1. Yo estoy ya harta de pagarle siempre a la misma compañía estafadora. Mi contrato de permanencia acaba el día 22 de noviembre y ese mismo día pienso cambiarme a otra aunque ésta me ofrezca una parcela en el cielo al lado de la de Elvis. Me voy a otra sin contrato de permanencia ni nada de nada, que estoy aburrida de que me timen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues no te extrañe que te pase lo mismo que a mí cuando digas de cambiarte. Avisada quedas jeje

      Eliminar
  2. Todas las empresas de telefonía móvil y de telefonía fija, de alguna manera u otra timan o estafan a sus usuarios. Son cómplices sin escrúpulos de otros timadores y estafadores. Y lo digo porque a mí me paso. Empecé a recibir llamadas al móvil desde una número de esos de publicidad. Eran tres llamadas seguidas tres veces a la semana, y siempre a la misma hora y así durante todo un mes. Yo nunca contestaba a las llamadas y mucho menos accedía a los enlaces de bajada de música y de otras cosas que me enviaban a través de mensajes. Lo fuerte es que cuando me llega la factura observo anonadada que esas llamadas entrantes junto con los mensajes a mi móvil me los estaban facturando a mí. Es decir me habían cobrado alrededor de 20 €. Investigando por internet descubrí con estupor que no estaba sola en esta clase de estafa, había cientos en cientos de foros. Me puse al habla con Movistar, compañía que curiosamente de esas llamadas, ellos se quedaban con un porcentaje, lo cual quiere decir que no solo son encubridores, sino cómplices. Después de mucho bla, bla con un teleoperador, después de mandar buro fax a la central en Madrid, después de decirme que me iban a reenvolsar la cantidad timada, pues aún estoy esperando. Eso sí, jamás volví a recibir esas llamadas.

    Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Todavía no te han devuelto el dinero? Podías poner el asunto en manos de la OMIC que con ellos no pueden hacer tantos "chanchullos"

      Eliminar
  3. A mi este tema me enciende la sangre... se aprovechan de todos (ya sepas o no sepas del tema). Lo mejor es seguir tu consejo y que les den morcillas! Para recoger si que saben, pero cuando quieres tú algo bien que te dan largas. Es incomprensible! un buen post Elena!!

    Qué tengas un buen finde (sabes que me acabo de dar cuenta que eres la misma del otro blog!! qué bueno!!) un besazoooo

    Nuestro blog: Con la realidad en los talones

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Que gracia me ha hecho que no supieras que era la misma jaja me pensaba que sí! Me alegro de que te haya gustado el post, solo quería poner de relieve el tema y tratar de dar pequeños consejos, si se pueden llamar así, para que no nos tomen el pelo. Un besazo

      Eliminar
    2. Es que no se porqué no había caído! Y al ver la foto digo "pero si es Elena de Con tacones de charol" :D jajaja Me ha costado, pero lo he descubierto! un besote grandeee y feliz lunes (gracias por pasarte por el blog!!) muuuua

      Eliminar
  4. A mi me pasó lo mismo estas navidades, cuando realicé la potabilidad no pararon de llamarme para ofrecerme ofertas, que supuestamente mejorarían mi situación y estuvieron así durante una semana. Era incluso agobiante.
    Muy buen post!
    Bss
    http://en1nubedepapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi me llamaban pero no les cogía el teléfono hasta que desesperada les dije que la decisión estaba ya tomada y hacía la portabilidad. A partir de ahí se encargaron de mandarme sms a todas horas con la amenaza que ya os he comentado de la penalización. Gracias por tu comentario! Un beso

      Eliminar
  5. Es complicado este tema, porque hoy en día las tarifas que se pagan por el servicio telefónico, si bien no incluyen solamente la telefonía o los mensajes, están muy caros! Yo cada vez que tengo un problema en mi casa con internet o algo llamo para quejarme, pero hasta que no les metes presión de decir: no te contrato mas no hacen nada. Apoyo totalmente lo que decís.

    Esperamos que andes muy bien, ya te seguimos en tus redes sociales :) Te esperamos por nuestro blog! Un abrazo grande..

    https://www.facebook.com/Enpocasspalabras

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario! Totalmente de acuerdo con lo que dices. En breve me paso por vuestro blog! Un beso

      Eliminar